Puede que tengas los productos de mayor calidad, los empleados con los curriculum más completos o los mejores servicios del mercado pero, si tus clientes no salen de tu empresa o negocio sintiendo que han sido tratados como se merecen, estás a un paso del más rotundo fracaso. Una buena atención al cliente es uno de los pilares del éxito de tu marca. Por ello, te vamos a dar unos consejos para que aquellos que visitan tu negocio quieran volver siempre:

  • Conoce tu producto o los servicios que ofreces. Para convencer a tus clientes, tanto tú como tus empleados, debéis dominar cada producto o servicio que ofreces, conocer cada detalle y tener respuesta a cada pregunta que te pueda plantear el comprador interesado. Debe salir de tu local plenamente convencido de que ha adquirido lo mejor de lo mejor.
  • Entrena a tu personal. Tanto si tus empleados atienden directamente como si lo hacen por teléfono o correo electrónico debes dedicar parte de tu dinero y de su tiempo a entrenarlos para que no solo conozcan lo que venden sino que aprendan a trabajar habilidades como la paciencia o la comunicación. Imaginar que no son unos meros compradores sino tus propios invitados hará que les trates de manera exquisita, contribuyendo así a crear lazos de fidelidad. Si además sabes adelantarte a sus necesidades, los clientes reconocerán un verdadero interés por ayudarles en su búsqueda y volverán siempre.
  • Escucha a tus clientes. Ellos siempre están dispuestos a exponerte sus necesidades y también sus quejas y ambas pueden ayudarte a aprender de los errores para que no se vuelvan a cometer y a encontrar las soluciones a todos los problemas.
  • Sonríe siempre. No hay nada que haga sentir mejor a tus clientes que una sonrisa. Un gesto que, acompañado de la amabilidad, hará que se sientan a gusto y mucho más receptivos a la hora de adquirir cualquier producto o servicio.
  • Fomenta el compromiso y el sentido de pertenencia entre tus empleados. Si todos trabajan para conseguir las mismas metas cada logro de uno será el de todos y esto mejorará el desempeño de los empleados.
  • Reconoce el trabajo bien hecho. Si reconoces e incluso premias un buen trabajo tus empleados estarán más motivados y con más ganas de mejorar un poquito más cada día. También es importante que sientan que son una pieza fundamental de tu empresa y que forman parte de la misma.

 

Sin duda, todos estos consejos te van a facilitar y mucho el dar un buen servicio al cliente, pero no son suficientes. En una sociedad cada vez más ocupada y estresada la rápida y eficaz atención también es fundamental. Una trato perfecto podría quedar arruinado si se hace esperar al cliente más de la cuenta. Así que toma nota de estos consejos:

  • Ni más ni menos, debes tener el número adecuado de empleados. No olvides que, por querer reducir costos en personal, podemos acabar perdiendo clientes.
  • Mientras más simples y eficientes sean nuestros procesos más rápida será nuestra atención. Contar con una plataforma en internet o con alguna aplicación para smartphones puede facilitar tanto el proceso de venta como el de compra.
  • Tus empleados deben poder tomar decisiones sin tener que estar consultando a sus superiores constantemente. Un mismo trabajador debe ser capaz de atender una queja, solucionar un problema o hacer concesiones a un cliente sin que éste tenga que pasar de empleado a empleado.
  • Trabaja en equipo. Todos los empleados tienen que saber que el éxito o el fracaso repercute en todos y por tanto deben resolver los problemas de cada cliente, independientemente de que inicialmente les hubiera atendido él u otro de sus compañeros.
Call Now ButtonLlámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente