Durante los últimos años es innegable que gran parte de la sociedad se ha visto inmersa en un proceso de digitalización que, por supuesto, no ha sido ajeno a la actividad empresarial. Desde compañías que han digitalizado sus departamentos, hasta la implementación del teletrabajo que, con la situación de confinamiento que hemos vivido recientemente, ha experimentado su mayor auge.

Y, por supuesto, el área de Recursos Humanos no ha quedado exenta de este proceso en el que se busca optimizar el tiempo y aumentar la coordinación entre las distintas áreas de una empresa.

Que la digitalización es una realidad, también en Recursos Humanos, es indiscutible, pero vamos a descubrir en qué consiste exactamente, cuáles son sus beneficios y cómo llevarla a cabo con éxito en las compañías y organizaciones.

En el caso del área de Recursos Humanos, su digitalización pasa por ofrecer a los empleados las tecnologías disponibles adaptadas a esta área con el objetivo de agilizar y facilitar los procesos habituales del trabajo. A través de una gestión más eficiente de este departamento, conseguimos una mayor eficiencia por parte de la empresa a la hora de utilizar y distribuir sus recursos, así como el tiempo de sus trabajadores. Algo que repercute necesariamente en los resultados de la compañía.

Ventajas y consecuencias de la digitalización

Como comentábamos, digitalizar los distintos aspectos y procesos que se desarrollan en el área de Recursos Humanos de una compañía conlleva, en primer lugar, una optimización del tiempo y de los recursos, aumentando la eficacia y la eficiencia en gran parte de los procesos, algo fundamental para la producción y para conseguir los objetivos marcados por la compañía.

También permite crear nuevas experiencias con los clientes, los candidatos y las empresas a la vez que fomenta la competitividad de las empresas que se sumen a esta tendencia. Otra de las ventajas de la digitalización en los Recursos Humanos es que convierte a esos departamentos en agentes directos del cambio en las compañías, adquiriendo así un papel más activo y relevante en la toma de decisiones.

Por otro lado, las consecuencias de digitalizar este área radican en el cambio de paradigma de cómo entendíamos la relación entre personas en una organización. Ello conlleva la generación de nuevas estrategias de gestión de personal y la necesidad de adaptar los planes de actuación de una compañía. En ese sentido, el hecho de optimizar el tiempo hace que se pueda llevar a cabo una mayor planificación del futuro de la compañía.

Cómo llevarlo a cabo

Para implementar esta tendencia en la compañía deberemos crear, en primer lugar, una cultura de confianza. Si conseguimos que exista un clima de confianza y cooperación entre los empleados y la compañía será más sencillo la modificación de los procesos.

También es recomendable que, desde la empresa, se fomente la formación a los empleados para la digitalización, iniciando así un proceso de adaptación que genere confianza en los empleados y una sensación de integración entre todos los miembros de la organización.

Todo ello debe estar incluido en una estrategia de comunicación interna en la que ningún trabajador se sienta que se queda atrás, para ello es esencial que haya un feedback directo entre la plantilla y la dirección de la compañía.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonLlámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente