A nadie le gusta dar malas noticias pero todo jefe, antes o después, no tiene más remedio que hacerlo. Un trance, nunca fácil, pero que se puede suavizar si diriges la conversación de una forma respetuosa y productiva. Que una noticia sea mala o malísima depende de la manera en que se gestiona la comunicación de la misma. El modo en que comunicamos esa mala noticia puede marcar la diferencia y hacer que un pequeño problema no se convierta en un auténtico conflicto, que puede llegar a repercutir en la productividad de la empresa. Para que esto no pase, solo hay que seguir unos recomendaciones que harán mucho más fácil e inocua esta siempre delicada situación:

 

  • Sé sincero y concreto. Evita medias tintas y rodeos y sé honesto pues así nunca te podrán acusar de haber mentido. Lo mejor es afrontar directamente la cuestión específica que ha creado el conflicto. Es aconsejable preparar lo que vas a comunicar, qué deseas decir y cómo. Ten claro tus objetivos con la conversación que vas a mantener y no te desvíes de ellos.

 

  • Céntrate en un incidente específico. Una riña sobre generalidades del trabajo de un empleado puede hacer que la sienta como un ataque personal. Por ello, cuanto más claro seas sobre el cómo, el dónde y el qué ha provocado tu descontento con dicho trabajador, menos acusador parecerás y más fácil será hacerle entender que tu intención es constructiva.

 

  • Reparte el poder. Cuando tienes que dar una mala noticia debes dar algo de poder en la conversación a tu interlocutor. Es fundamental que le permitas explicar la razón de su comportamiento para que no se sienta acusado injustamente. Si muestras que estás dispuesto a escuchar, evitarás que se ponga a la defensiva al sentirse acorralado o amenazado. La autoevaluación aporta siempre valores positivos y ayuda a comprender aquello que puede ser mejorado.

 

  • Propón soluciones y acepta sugerencias. A nadie le gusta recibir una mala noticia o una crítica pero si sugieres alguna solución o das alternativas que puedan arreglar o mejorar la situación, los empleados estarán mucho más dispuestos a colaborar. Debes promover una comunicación bidireccional en la que tus empleados también puedan aportar sus opiniones, sugerencias y posibles soluciones.

 

  • Expresa tus preocupaciones como observaciones. Aunque creas que estás cargado de razón, ten en cuenta que tu perspectiva siempre es subjetiva y es una percepción pero no una verdad absoluta. Eso sí, si el tema no es negociable (como un despido), se firme y directo y no des lugar al debate.

 

  • Enfócalo como una oportunidad de aprendizaje. Una vez expuesto el problema lleva la conversación hacia cómo aprender de esta situación y aprovecharla para mejorar y estar más capacitado profesionalmente. Tanto si es para continuar en la empresa como si se trata de un despido, sugerir algún consejo específico no solo ayudará a facilitar la conversación sino que aportará un enfoque positivo a un tema realmente desagradable.

 

  • Sé empático. Debes hacer saber a tu empleado que reconoces, aceptas y respetas sus sentimientos aunque no los compartas. Si queremos quedarnos con las consecuencias positivas de esta situación lo mejor es que tu interlocutor salga de la conversación con dignidad y con la autoestima intacta.

 

Sin duda, tomar y comunicar decisiones que tendrán consecuencias negativas en otras personas es uno de los más difíciles retos a los que se enfrenta cualquier jefe o directivo pero, si aprendes a trasladar estas difíciles noticias de una forma empática, razonada y centrada en la mejora continua, se puede convertir en toda una oportunidad de crecimiento, tanto para ti como para tus empleados y tu empresa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente