Durante el confinamiento todos soñábamos con el fin de la pandemia y la vuelta a la normalidad, pero lo cierto es que muchas cosas nunca volverán a ser lo que eran y tendremos que conformarnos con la, tan manida, “nueva normalidad”. Conformarnos o, en muchos casos, felicitarnos porque, en este nuevo mundo post pandemia, no todo son consecuencias negativas. Una de esas herencias positivas que nos ha dejado el Covid-19 es el teletrabajo. Si hace menos de un año su práctica en España era casi anecdótica, cada vez son más las empresas, autónomos y trabajadores que tienen el trabajo en remoto plenamente integrado en sus estrategias laborales y según los expertos, este método irá en aumento en los próximos meses y años.

Una de las principales ventajas de poder trabajar online es la facilidad para conciliar vida familiar y laboral. Ahora, incluso, hay quien va un paso más allá y “concilia” trabajo y vacaciones. Es lo que se ha dado en llamar “workation” o “holiday workig”. Una tendencia que permite realizar tu jornada laboral en remoto, sin renunciar a los viajes, el descanso o las estancias en hoteles de cualquier lugar del mundo. Es decir, se combinan las tareas laborales diarias con los momentos de ocio y esparcimiento, con o sin familia, en cualquier destino vacacional que elijas. No se trata de trabajar en vacaciones (algo que no sería, en realidad, tan positivo) si no de aprovechar las horas que no son laborables para disfrutar de las oportunidades de ocio que ofrecen los destinos de vacaciones.

Entre las principales ventajas del “holiday working” destaca la posibilidad de acompañar a tu familia o pareja a vuestro lugar de vacaciones, aunque no disfrutes todavía de tus días libres. Aprovecharás así cada rato de descanso para disfrutar de todo lo que te puede ofrecer el infinito abanico de destinos de todo el mundo. Pero, las bondades del “workation” van mucho más allá:

Ventajas del holiday working

  • Puedes disfrutar del ocio en lugares increíbles sin necesidad de limitarte a los días libres que te corresponden.
  • Aumenta la creatividad y la inspiración. El cambiar por completo el espació de trabajo y tener la posibilidad de disfrutar de lugares diferentes, nos da una visión completamente distinta de nuestro día a día. Esto contribuye a fomentar la creatividad y la inspiración.
  • Favorece la productividad y la motivación. Esta fórmula nos proporciona mayor calidad de vida y por tanto más felicidad. Además, el aliciente de poder disfrutar de un lugar diferente a nuestra residencia hace que nos concentremos más y aprovechemos cada segundo de nuestra jornada laboral para tener el trabajo listo lo antes posible.

Aunque estas ventajas son incuestionables, si eliges esta modalidad de trabajo, deberás tener en cuenta diferentes cuestiones, pues nunca debes olvidar que no estás de vacaciones:

  • Prioriza el trabajo sobre el ocio. Al encontrarte en un destino vacacional corres el peligro de que la frontera entre trabajo y ocio se difumine y acabes incumpliendo la jornada o los objetivos laborales. Por ello, es importante que establezcas una clara diferenciación entre jornada de trabajo y tiempo libre y que priorices el cumplimiento de tus horarios y compromisos laborales sobre el tiempo de esparcimiento. Una buena idea es hacerte un horario que deberás cumplir como si estuvieras en tu oficina y hacer partícipe de este a todos aquellos que te acompañen. También es posible disponer de un fichaje digital que permita ese control de la jornada de forma remota.
  • ¿Sabías que, según el informe What Workers Want 2020 de Hays, uno de cada dos españoles no desconecta del trabajo durante sus vacaciones? Pues si en el punto anterior subrayábamos que durante el “holiday working” se prioriza el trabajo, durante las vacaciones no es que se priorice el ocio, es que es necesario desconectar absolutamente de todo lo relacionado con el trabajo. Para poder rendir el resto del año, las vacaciones han de ser vacaciones.
  • Conexión a Internet. Puede parecer un obviedad, pero, si no quieres encontrarte con sorpresas desagradables, deberás asegurarte de que tu lugar de destino cuenta con una buena conexión a Internet. Sin esta herramienta clave el workation no es posible.
  • Si el hotel o apartamento elegido para tus vacaciones no cuenta con las condiciones necesarias para realizar tu jornada laboral, puedes recurrir a los coworkings o a las habitaciones que algunos hoteles habilitan exclusivamente para el teletrabajo. Nosotros te recomendamos que optes por el coworking, pues tendrás la oportunidad de estar en contacto con profesionales de diferentes países, convirtiendo tu “holiday working” en una experiencia, si cabe, todavía más enriquecedora.
  • Infórmate sobre los aspectos fiscales. Si tu “workation” va a ser prolongado es importante conocer las implicaciones fiscales que puede conllevar, pues puede ser que se tribute dónde se trabaja o dónde se tenga la residencia fiscal. Por ejemplo, en España se considera que un trabajador es residente fiscal si permanece físicamente en territorio español durante un período superior a 183 días en un año natural. Pero, si se ha estado en el extranjero más de 183 días, Hacienda considerará que el contribuyente no reside en España y, por tanto, tendrá que realizar la declaración del Impuesto de la Renta de los Los Residentes y prestar especial atención a los tratados de doble imposición.

Como ves, puede que este verano muchos dejen de ejercer de “Rodríguez” y se conviertan en “nómadas digitales”, desarrollando sus tareas desde el destino vacacional que hayan elegido.

¿Te apuntas?

Call Now ButtonLlámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente