En España, según datos del IMEX, el 15% de los trabajadores están pensando en cambiar de empleo. Un porcentaje que refleja una realidad indiscutible de un mercado laboral en el que los vínculos laborales son cada vez menos “para siempre”. Un hecho que debemos afrontar con acciones que fidelicen a nuestros empleados, haciendo que no solo permanezcan el mayor tiempo posible en nuestra organización, sino que el tiempo que estén en ella den lo mejor de sí mismos, ayudando a consolidar y desarrollar nuestro proyecto. Para conseguirlo, hay algunas estrategias que nos pueden servir de gran ayuda:

1- Retribución

Si te interesa retener todo el talento que hay en tu plantilla, reconocer esas capacidades con una buena retribución es una de las mejores estrategias. Pero, cuando hablamos de retribución, no nos referimos solo a la parte económica, que indiscutiblemente es primordial, pues un trabajador bien pagado suele ser reticente a abandonar la empresa, sino también a otras estrategias como compensar algún déficit de salario bruto con otras medidas como la retribución variable o de conciliación de la vida familiar y laboral. En cualquier caso, es fundamental que conozcas como está pagando tu empresa en relación al mercado y al sector y definas un plan de recompensa que no solo atraiga a los posibles candidatos sino que también fidelice a tus empleados. Si sabes que estás retribuyendo correctamente será más fácil definir políticas de incremento y posibles negociaciones sobre este aspecto.

2- Reconocimiento

Un empleado que es reconocido, porque se le felicita por sus logros, se siente más unido y comprometido con la empresa y por tanto, le cuesta mucho más abandonarla, ya que ve que todo su esfuerzo es reconocido y vital para el éxito de la organización. Sabernos ganadores nos llena de orgullo de pertenecer a un equipo. Por tanto, es fundamental que dicho reconocimiento sea inmediato, cercano y difundido entre todos los miembros de la compañía. Si además este reconocimiento llega a involucrar a la familia del empleado tendrá un plus de valoración por su componente emocional.

3- Clima laboral

El lugar de trabajo debe de ser estimulante y hacer que los trabajadores se sientan a gusto. Por ello, es indispensable que conozcas la realidad del clima que se respira en tu empresa. Un sencillo estudio de ese clima laboral puede ser de gran ayuda y en el mercado hay startups que los realizan a un precio muy razonable. No olvides que lo primero que tienes que hacer es escuchar atentamente antes de poner solución a cualquier problema de relación que pueda haber en tu plantilla.

4- Promoción

Saber que dentro de tu empresa no tienes techo y que lejos de quedarte estancado puedes promocionarte y seguir creciendo es uno de los mejores incentivos para querer permanecer en ella. De lo contrario, el trabajador se sienta estancado, frustrado y busca empresas que le den oportunidades de crecer. En este sentido, la formación es fundamental. También debes tener en cuenta que en momentos de dificultades económicas las formaciones internas pueden ser una buena alternativa a las externas. Estas formaciones, impartidas por referentes de la casa, no solo contribuyen al reciclaje y crecimiento de toda la plantilla sino que posicionan a esos “expertos internos” en un rol muy gratificante.

5- Comunicación

La comunicación va mucho más allá de colgar una noticia en un mural o una intranet. Debe ser una auténtica revolución, que genere espacios para comunicar de forma efectiva, de arriba abajo, en horizontal y de abajo a arriba. Cada miembro de la organización debe tener la oportunidad de opinar, discrepar y estar informado de todo lo que acontece en la empresa en la que trabaja. Incluir a los empleados en la toma de decisiones hace que se sientan partícipes en los objetivos de su empresa y por tanto, sean más reticentes al cambio.

6- Plan de tiempo libre

Toda empresa debería tener una política que definiera cómo se otorga, de la manera más homogénea posible, el tiempo para atender situaciones personales, eventos familiares, urgencias, enfermedades etc. Ser generoso, en este sentido, tiene una incidencia directa en la productividad, la motivación y el sentimiento de reconocimiento y pertenencia a una empresa y hace que los empleados se sientan más responsables y comprometidos con los objetivos de la organización en la que trabajan.

7- Mentores

Los empleados valoran contar con personas con más experiencia en la empresa que les sirvan de guía y les ayuden a lograr un mayor desarrollo personal y profesional, desde sus propias vivencias dentro de la organización.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonLlámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente