Empresas más flexibles, productivas y eficientes. Éste podría ser el objetivo primordial de todas aquellas organizaciones que apuestan por el smart working y los puestos de trabajo digital. Una nueva forma de entender las relaciones entre directivos, trabajadores y clientes, basada en las últimas tecnologías y la flexibilidad laboral. Para competir en la era digital, se hace imprescindible reinventar tanto los puestos como los espacios de trabajo y la forma de trabajar. Las empresas innovadoras están creando entornos laborales colaborativos y dinámicos que fomentan la productividad a través de la innovación, sin descuidar la satisfacción de sus trabajadores.
Pero, ¿Qué es el denominado puesto de trabajo digital? Se trata de un entorno laboral en el que la empresa no solo proporciona al empleado todas los recursos tecnológicos necesarios para el desempeño de su tarea, sino que también le facilita las herramientas y recursos fundamentales para poder comunicarse con cualquier persona y acceder a todos los servicios e información desde cualquier lugar y en cualquier momento. Una apuesta que se traduce en un incremento de la productividad y por ende en unos mejores resultados para la compañía, y también en unos empleados que, al poder conciliar más fácilmente, son más comprometidos, más colaboradores, más eficientes y más productivos.
Si gracias al despegue tecnológico de las dos últimas décadas el puesto de trabajo digital se había convertido ya en un imperativo en la mayor parte de las grandes compañías internacionales, el Covid-19 ha provocado el despegue definitivo y la adopción de estas nuevas formas de trabajo, también entre las pequeñas y medianas empresas. Desde el inicio de la pandemia, cerca del 80% de las empresas han tenido que recurrir a ellas para dar continuidad a su actividad y garantizar el éxito de sus organizaciones. Con la entrada en vigor el pasado 13 de octubre del Real Decreto Ley mediante el que se regulaba el trabajo a distancia, se aceleró definitivamente un proceso de transformación de la forma de trabajar que ya no tiene vuelta atrás.

Ventajas del trabajo digital

 

  • Mayor productividad y competitividad. El puesto de trabajo digital facilita la autonomía del empleado, el aprendizaje continuo y la colaboración efectiva, mejorando el trabajo en equipo, la comunicación y el compromiso entre todos los integrantes de la compañía. Según un estudio de Gartner Consulting España, el 69% de las empresas consultadas cree que el uso de herramientas de colaboración aumenta la productividad entre un 20 y 40%. Un dato en el que coinciden el 76% de los empleados. Este informe concluye que “explotar de forma creativa las tecnologías digitales será la mayor fuente de ventajas competitivas para el 30% de las organizaciones españolas”. Por otra parte, el Centro Global para a Transformación Digital de los Negocios añade que “las compañías con fuerzas de trabajo digitales obtendrán mejores resultados financieros”. A todo esto hay que añadir la nada despreciable reducción de costes derivados del alquiler de las oficinas, los gastos ordinarios o las dietas de los trabajadores.

 

  • Más motivación. Este nuevo modelo de trabajo se basa en la consecución de resultados, lo que supone una motivación extra y se traduce en una mayor eficiencia de los empleados, quienes, además, podrán valorar de forma objetiva sus logros o deficiencias.

 

  • Entornos laborales unificados e inteligentes. La apuesta por las últimas tecnologías permite la creación de entornos que facilitan la comunicación, la colaboración y la satisfacción de los empleados. Se proporciona a cada trabajador las aplicaciones y las herramientas necesarias y adecuadas al usuario correcto y en el momento y lugar preciso.

 

  • Libertad y flexibilidad de horarios. La posibilidad de trabajar a distancia permite a los empleados organizar su jornada laboral de la manera más conveniente y que facilite en mayor medida la conciliación de la vida laboral, familiar y personal.

 

  • Incremento de la sostenibilidad. El teletrabajo y el trabajo en remoto tiene un impacto directo en el medioambiente en general y en el entorno en el que operan las compañías en particular. Gracias a la ubicuidad, que permiten las soluciones tecnológicas, se reducen drásticamente los desplazamientos y con ello la contaminación generada por los combustibles de los medios de trasporte terrestres o aéreos.

 

  • Empoderamiento de los trabajadores. El puesto de trabajo digital sitúa a los empleados en el centro de la estrategia de cualquier compañía y les dota de todas las herramientas necesarias para conseguir una mayor capacidad de colaboración y de toma de decisiones. Así, no solo aumenta la productividad y la competitividad de las organizaciones, sino que también mejora su imagen y posición para atraer y retener a los mejores talentos.

 

En definitiva, el puesto de trabajo digital ha pasado de ser una opción a convertirse en una necesidad creciente para toda aquella empresa que quiera ser más eficiente, productiva y competitiva. Tal y como asegura un informe publicado por Fujitsu, en colaboración con la consultora PAC, “para 2025 los millennials representarán más del 50% de la fuerza laboral y redefinirán la cultura corporativa en torno a modelos flexibles y abiertos, a la colaboración y a los datos. El trabajo en remoto y los freelance se establecerán como la norma y las empresas modificarán drásticamente el tamaño y la apariencia de la oficina, donde deberá prevalecer un nuevo enfoque de salud y bienestar”.
Call Now ButtonLlámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente