La digitalización está suponiendo una transformación de múltiples aspectos de nuestra vida y el empleo no es ni será una excepción. Las tecnologías, ni mucho menos, van a acabar con los empleos actuales, pero lo que es innegable es que deberán adaptarse a una realidad que las compañías deben aprovechar para consolidarse en un entorno cada vez más tecnológico.

Para responder a los “agoreros” que aseguran que la tecnología nos lleva a tasas de paro cada vez mayores, nada mejor que los datos. Un reciente informe del sector asegura que para 2026 se crearán en España 2,6 millones de nuevos empleos y la mayoría de ellos serán para profesionales técnicos y trabajadores cualificados. Aquellos relacionados con el derecho, las ciencias, la salud y las tecnologías de la información y la comunicación serán los que tengan más tirón.

Las empresas que sean capaces de atraer, desarrollar y comprometer el talento por medio de un modelo de liderazgo que lo potencie, estarán preparadas para liderar el cambiante mundo del empleo. “El talento es el elemento clave para garantizar la sostenibilidad en una compañía e impulsar la innovación”, según este último informe.

Para afrontar los numerosos retos que plantea la revolución digital en las organizaciones, te dejamos cinco tendencias clave para entender el futuro del empleo y la primera es precisamente el talento:

  • Talent magnet”. Uno de cada cuatro directivos en España reconoce tener dificultades para encontrar el talento que necesita su organización, pero es fundamental que las compañías sean auténticos imanes para el talento. Para conseguirlo es fundamental comprender qué factores son los más valorados por los futuros candidatos: retribución, reputación de marca, posibilidad de desarrollo en la empresa… Estos son solo algunos de los requisitos para atraer y fidelizar a los mejores, pero se trata de encontrar todo aquello que haga más atractivo cada puesto de trabajo y ofrecer proyectos que cubran las necesidades de los empleados más capacitados.
  • Talent experience”. Para fidelizar el mejor talento, las empresas deben ofrecer una experiencia única y una propuesta de valor personalizada. El compromiso de un empleado con su trabajo aumenta hasta un 43% su productividad. Esta motivación se consigue tratando a los empleados como consumidores. Es decir, la compañía debe esforzarse por conocerles, saber qué necesitan y preocuparse por su experiencia dentro de la empresa.
  • Skills revolution”. Sin duda, una de las competencias más valoradas en esta era tecnológica es la disposición y capacidad de aprendizaje. La tecnología cambia los esquemas de trabajo a un ritmo trepidante y es importante estimular el interés por actualizase permanentemente. En este entorno, las competencias sociales o soft skills cobran especial relevancia. Para la mitad de las empresas, la creatividad, la colaboración y la resolución de problemas son las habilidades que marcan la diferencia a la hora de elegir a un candidato.
  • Hybrid talent ecosystem”. La digitalización ha favorecido el nacimiento de nuevos empleos, muchas veces deslocalizados, que pueden cambiar la manera en la que se organiza una empresa para llevar a cabo un proyecto, haciendo cada vez más compleja la gestión de los equipos. Por ello, es fundamental adecuar las estructuras de nuestra compañía y formar equipos cohesionados que integren culturas y generaciones diversas. De hecho, las organizaciones que apuestan por la diversidad son hasta un 22% más productivas que aquellas que no lo hacen.
  • Digital leader”. Para que esta transformación tenga éxito es fundamental comenzar por los miembros del equipo de dirección de la empresa. Según este último informe del sector, cuatro de cada diez compañías no cuentan con líderes preparados para resolver los problemas que pueden plantearse en el futuro. Innegablemente, los modelos de liderazgo también han cambiado. Los directivos no solo deben reunir habilidades tradicionales como la capacidad de adaptación y de aprendizaje constante o el conocimiento del mercado, sino que también deben ser capaces de inspirar y potenciar el espíritu emprendedor de sus equipos. En definitiva, gestionar el talento debe ser una prioridad, pues éste es su aliado perfecto para afrontar con garantías de éxito todos los retos que se planteen el futuro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente