El Covid-19 ha obligado a las empresas a afrontar retos, como la implantación del teletrabajo, que muchas ni se habían planteado y para los cuales, en muchos casos, todavía no estaban preparadas. En este contexto de incertidumbre y cambios forzados, la comunicación interna se convierte en pieza clave para la superación de esta crisis, la continuidad de las organizaciones y el éxito empresarial. En un momento en que los equipos se encuentran más separados físicamente que nunca, propiciar un ambiente de diálogo y conseguir una comunicación fluida es vital para hacer realidad los objetivos de cualquier empresa.

Todavía no podemos poner fecha límite a la pandemia, ni adivinar hasta cuándo se alargarán sus consecuencias y contar con líderes que sepan comunicar de forma clara, trasparente y empática va a marcar la diferencia entre salir reforzado de esta crisis o en el peor de los casos, simplemente, no salir.

Es por tanto, el momento de impulsar una comunicación interna que vaya más allá de los email corporativos o las intranets, con las que tradicionalmente se han comunicado incorporaciones, resultados financieros o felicitaciones en Navidad y otras fechas destacadas. Es tiempo de apostar por una comunicación en la que se informe a cada miembro de la organización de forma clara y transparente, independientemente del puesto que ocupe. Una comunicación bidireccional en la que se informa pero también se escucha y se hace sentir a cada empleado como partícipe y pieza clave del éxito de su empresa. En definitiva, es el momento de generar un sentimiento de pertenencia que se traducirá en motivación, eficiencia y productividad.

Claves para una comunicación interna eficaz:

  • Papel clave de los líderes. El teletrabajo y la flexibilidad laboral reduce en gran media las relaciones interpersonales en las empresas. Trabajar desde casa puede generar frustración e incertidumbre, pues los empleados se sienten más lejos que nunca de las decisiones o acontecimientos importantes. Para evitarlo, las compañías solo cuentan con un aliado: una buena comunicación interna, con la que estén plenamente comprometidos cada directivo o líder empresarial. Ante ellos se abre un reto: convertirse en perfectos comunicadores. Una tarea nada fácil que, según Margarita Martí Ripoll, profesora de Esade, se debe basar en cuatro grandes pautas: “1. Comunicar de forma frecuente y periódica, de manera que se creen vínculos entra la plantilla y la empresa, a la vez que se trasmite información útil para reducir la incertidumbre. 2. Demostrar interés y sensibilidad por la situación de los integrantes de la empresa en su entorno. Los empleados deben sentir que sus jefes se preocupan por ellos en un momento tan complicado para todos. 3. Mostrar empatía y ser consciente de que su actitud frente a la incertidumbre puede ayudar a los trabajadores a reducir su sensación de inseguridad e inestabilidad y 4. Los líderes deben describir la situación de la organización con claridad, realismo y transparencia. Minimizar y ocultar datos o decisiones, por duras que éstas sean, hará que tanto la información como sus responsables pierdan credibilidad y provoquen más frustración”.

 

  • Grupo permanente de comunicación. Para que los directivos de una empresa puedan hacer realidad los cuatro objetivos que hemos citado, es fundamental establecer un liderazgo. Un grupo permanente de comunicación que mantenga un continuo flujo de información, actualizado constantemente. Este grupo deberá establecer una frecuencia concreta para los mensajes internos, marcando la fecha y hora en que regularmente se va a lanzar la información. También estarán abiertos a feedbacks, pues tan importante como la comunicación es el seguimiento de las reacciones, el análisis y la escucha activa. Conocer el impacto en los trabajadores es fundamental para planificar futuras comunicaciones o debates.

 

  • El empleado en el centro. Conectar con los empleados se convierte en premisa fundamental del a comunicación interna. En un contexto de tanta incertidumbre, hay que detectar el momento emocional en el que se encuentran y diferenciar la situación de cada empleado. Hay que saber cómo apoyar a cada trabajador, según su situación personal y profesional.

 

  • Formación. Los trabajadores, pero también y fundamentalmente los directivos, deben actualizar sus habilidades y aptitudes necesarias para llevar a cabo una comunicación efectiva y beneficiosa para todos. Además, la formación puede ser una perfecta vía para transmitir los valores de la empresa e impulsar el sentimiento de pertenencia y la fidelidad de los empleados.

 

  • Plan de comunicación. En el contexto laboral, económico y persona generado por la pandemia es más importante que nunca contar con un detallado plan de comunicación de crisis, que se anticipe a situaciones nunca deseadas pero que, por desgracia, en estos momentos están a la orden del día, como reestructuraciones de la plantilla, Erte, ajustes de sueldos o cierre de negocios. La estrategia de comunicación también debe prever mensajes y contenidos que ayuden a los empleados a evadirse y desconectar en un momento personal, familiar y laboral tan cambiante y difícil.

 

  • Nuevas formas de comunicación. La información esta cada vez más centrada en formatos adaptados al móvil, pues es el principal medio que se utiliza actualmente para enviar y recibir información. Las plantillas de cualquier empresa no son una excepción y por ello, los responsables de la comunicación interna deberán adaptar sus mensajes y estrategias a esos nuevos formatos y estilos de comunicación. El vídeo, los podcasts, los webinars o los eventos online pueden ser los cauces perfectos para comunicar dentro de la empresa. Incluso la figura del influencer gana enteros en la comunicación corporativa. Determinados perfiles o cualidades de algunos directivos o empleados los pueden convertir en los mejores embajadores de los mensajes de la compañía.

 

En resumen, en tiempos de Covid, la comunicación interna se convierte en protagonista y agente esencial para la consecución de los objetivos de cualquier organización. La creatividad, la planificación y la adopción de las últimas tecnologías y tendencias de la información, se convierten en los grandes aliados de empresarios, directivos y empleados, a la hora de afrontar los exigentes retos que plantea y planteará la pandemia.

Call Now ButtonLlámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente