Las personas con años de experiencia profesional constituyen, sin duda, un valor diferencial dentro de las compañías. Estos profesionales cuentan con un amplio know-how del sector en el que trabajan y una experiencia extensa que hace que sean muy valiosos.

Sin embargo, el estudio de “Informe Oferta y demanda de empleo en España 2017”, realizado por Adecco e Infoempleo, refleja que el 70% del personal de selección descarta los currículums de los mayores de 50 años. El motivo son los estereotipos y los prejuicios bien porque consideran que sus competencias están desfasadas, o porque consideran que exigirán un mayor sueldo o porque buscan plantillas jóvenes.

Se trata de comportamientos que, en muchas ocasiones, las compañías tratan de revertir con medidas de mentoring entre el personal más joven y el que cuenta con mayor experiencia. Ello consiste en que el mentor junior contribuya a la forma de trabajar en la empresa con sus conocimientos sobre las distintas herramientas digitales y nuevas formas de trabajar mientras que, por su parte, el mentor sénior contribuye al crecimiento de la compañía con sus conocimientos y experiencia.

Con esta forma de trabajar se consigue reforzar la cultura inclusiva, mejorar la integración del sénior y el clima en el lugar de trabajo.

¿Cuáles son las ventajas de valorar el talento sénior en las compañías?

Además de aportar la experiencia y el “saber hacer” que hemos comentado al principio, los profesionales senior cuentan con otras características que les posicionan como activos muy valiosos tanto para la empresa y como para el resto del personal.

Una de esas características son los contactos, no solo la cantidad que hayan hecho durante su carrera profesional sino la cercanía y confianza que pueden haber establecido con ellos durante el tiempo que llevan trabajando en el sector. En ese sentido, también mantienen las relaciones de confianza que ya tienen con los clientes.

Además, los profesionales séniores suelen aportar estabilidad a la organización, valoran pertenecer a la empresa, cuentan con un alto nivel de engagement y eso les hace ser buenos prescriptores de la marca.

Otra de las ventajas de los séniores es que cuentan con una amplia experiencia en la gestión de éxitos y fracasos, por lo que saben cómo afrontarlos y, lo que es más importante, pueden enseñar con su experiencia a los profesionales más juniors creando un valor añadido para la compañía y la plantilla.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonLlámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente