En un entorno laboral cada vez más cambiante las expectativas tanto de los trabajadores como de las compañías han variado en comparación con hace unos años. Las personas buscamos encontrar un trabajo en el que sentirnos lo más realizadas posibles, que cumpla con nuestras expectativas y donde nos sintamos valoradas. Aspectos como los beneficios sociales o el ambiente con el resto de compañeros pasan a ser algunos de los principales condicionantes para que nos sintamos cómodos y a gusto en nuestro puesto de trabajo.

Y ello no solo es bueno para los trabajadores, sino para la empresa que, cumpliendo con algunas de las expectativas de su plantilla conseguirá contar con un equipo motivado un completamente comprometido con el proyecto. Pero, ¿cómo conseguir eso? Es probable que requiera de tiempo y paciencia, en cualquier caso, te ofrecemos una serie de claves que te ayudarán a estar más cerca de este objetivo.

Promover la formación: Los trabajadores que cuentan con un plan de formación correctamente diseñado se encuentran al día de las últimas novedades del sector y, por tanto, cuentan con un mayor nivel de desempeño y productividad. Ello también ofrece la oportunidad al trabajador de ascender, no solo dentro de la empresa, sino dentro de su especialidad. Además, es ideal acompañar la formación de actividades como asistencia a eventos donde los trabajadores pueden intercambiar experiencias con otros profesionales del sector.

Tener en cuenta sus ideas: La comunicación interna es, o debería ser, uno de los pilares de las empresas. Un trabajador motivado y comprometido con su labor es el mejor prescriptor de la compañía. Para ello es importante fomentar estos canales para que ofrezcan su opinión contribuyendo así a mejorar el clima laboral y fomentando la creatividad, las nuevas ideas y la iniciativa. Igualmente, la elaboración de encuestas periódicas para conocer su opinión y la oferta de feedback por parte de la empresa también ayudará a mejorar esta relación entre empleados y compañía.

Establecer objetivos claros y alcanzables: Las personas trabajamos mejor cuando contamos con unos objetivos claros y reales, pues ayudan a establecer metas que sabemos que podemos conseguir. En ese sentido, lo ideal es que no sean demasiado altos y que, cuando se consigan, se vean recompensados bien desde un aspecto económico o con horas libres.

Contar con programas de apoyo a la conciliación: Actualmente la conciliación entre la vida laboral y personal es uno de los puntos que más preocupan a los trabajadores, queremos tener una buena carrera profesional que nos llene pero también contar con tiempo para pasarlo con los nuestros. En este punto es recomendable que las empresas ofrezcan a sus trabajadores ciertos incentivos para favorecer esta conciliación: guardería, horario flexible, posibilidad de realizar teletrabajo algunos días a la semana…

Promover la realización de actividades en equipo: El trabajo en equipo puede ser muy enriquecedor para los empleados, pues les ofrece la posibilidad de aprender de los compañeros a la vez que mejora el clima laboral. La realización de team buildings de manera puntual contribuye igualmente a este objetivo cohesionando el equipo y generando un mayor orgullo de pertenencia entre los trabajadores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonLlámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente