Si para algo está sirviendo la dramática situación generada por el Covid-19 es para ponernos a prueba y evidenciar la capacidad de cada uno para reinventarse, adaptarse y superar situaciones por las que nunca habríamos pensado que tendríamos que pasar. Esto es precisamente lo que conocemos como resiliencia. La capacidad que tiene una persona para afrontar situaciones límite, que generan una gran ansiedad, estrés, abatimiento e incluso desesperación. Estas circunstancias se pueden dar en la vida personal, ante situaciones traumáticas como la muerte de un ser querido, una ruptura de pareja o un accidente o enfermedad, pero también son habituales en el entorno laboral, cuando nos enfrentamos a un grave problema que debemos resolver, a la bancarrota de nuestro negocio o a algún pleito judicial.

Pero la resiliencia no solo es fundamental para superar cualquier problema, según los psicólogos, también nos ayuda a aumentar nuestra autoestima, ser mas tolerantes y comprensivos con los demás, tener una mejor salud física y mental, disminuir las posibilidades de sufrir una depresión, mantener relaciones personales más satisfactorias y ser más exitoso, tanto en nuestra vida personal como en la laboral. Precisamente en esta última nos vamos a centrar. En cómo puede ayudarme la resiliencia en el trabajo.

Beneficios de la resiliencia en el trabajo

  • Autocontrol y mejor gestión de los impulsos negativos en momentos de gran presión, frustración o conflictos con superiores, compañeros o clientes.
  • Mantenimiento de la productividad. Tu productividad en el trabajo se ve mucho menos afectada ante problemas de dentro o fuera de tu oficina.
  • Mejor capacidad para prever o anticipar futuros problemas. El haber sabido adaptarte y superar con éxito dificultades pasadas te da la experiencia necesaria para anticiparte a futuros problemas y poner en marcha las actuaciones que palien sus consecuencias.
  • Mejora el ambiente laboral. Un líder fuerte, empático y resiliente genera confianza en su equipo y es un ejemplo a imitar. Sus empleados aprenden cada día de su jefe y se esfuerzan por mejorar y dar la talla, incluso en los momentos más difíciles.
  • Capacidad de reinvención. En épocas de crisis, cuando pierdes tu trabajo, gracias a la resiliencia te sientes capaz de adquirir nuevas habilidades y conocimientos y te atreves a acometer proyectos como crear un negocio o marca personal.

Estas algunas de las bondades de la resiliencia pero ¿cómo son las personas que tienen esta capacidad? Las individuos con resiliencia son perfectamente conscientes de sus capacidades, de aquello en lo que destacan y también de sus limitaciones. Por ello, se marcan objetivos que puedan alcanzar, saben qué recursos necesitan para conseguirlos y no se les caen los anillos si tienen que delegar. Se toman los obstáculos como una oportunidad para aprender y mejorar, son perseverantes, flexibles ante los imprevistos y siempre se rodean de personas positivas.

Si después de leer todo esto sientes que la naturaleza no te ha premiado con estas cualidades, no desesperes pues un “resiliente” no nace sino que se hace. A continuación te contamos cómo conseguirlo.

Cómo cultivar la resiliencia en el trabajo

  • Conócete. Explora a fondo tus capacidades y también tus límites, pues solo así podrás plantearte metas ambiciosas pero realistas. También debes saber cómo son tus emociones, especialmente en los momentos de tensión. Tenemos que tener claro qué nos da miedo para poder afrontarlo con una actitud positiva.
  • Sé positivo. La actitud positiva ante los problemas es vital para superar cualquier obstáculo. Debemos asumir que en la vida a menudo nos ocurren cosas negativas, pero que se pueden superar si no nos enrocamos en la negatividad y la frustración.
  • Control del estrés y la incertidumbre. En situaciones difíciles es imposible no sentir estas emociones pero se trata de conseguir que estos sentimientos negativos no nos alteren en exceso, nos bloqueen y nos impidan realizar nuestro trabajo.
  • Valora la opinión de los demás. Seas el jefe o no, cuando te enfrentas a un desafío o problema, es fundamental que escuches las opiniones y sepas controlar las disputas que seguro se van a producir. Debes practicar la escucha activa.
  • Ármate de paciencia. La urgencia y la obsesión por conseguir tus objetivos lo antes posible puede ser tu peor enemigo. Te llevará a tomar decisiones precipitadas que en muchos casos no serán las acertadas. Para evitarlo, cultiva la paciencia y aprende a esperar.
  • Aprende de tus errores. Analizar y sacar lecciones de tus errores y de los de tu equipo te ayudará a saber cómo no cometerlos en el futuro.
  • Celebra tus éxitos. Dar a tus triunfos la importancia que se merecen subirá tu autoestima y motivación y servirá de acicate para no rendirte ante futuros reveses.
  • Cultiva tus relaciones personales y profesionales. No olvides que la resiliencia no es innata y que necesitas relacionarte con amigos y colegas para enriquecerte, recibir feedbacks y fortalecer tu capacidad de empatizar, conectar, adaptarte y resolver conflictos.
  • Cuídate. Hacer ejercicio, descansar o llevar una alimentación adecuada refuerza nuestras capacidades y fortalece la resiliencia.

En resumen, una persona resiliente tiene una gran ventaja competitiva, tanto en el trabajo como en la vida personal. Pero la resiliencia por ella misma no es sinónimo de felicidad. La residencia nos ayuda a aceptar lo que nos sucede y no tirar la toalla. Nos da fortaleza, nos incita a levantarnos, a reaccionar, a cambiar nuestra realidad. En definitiva, nos permite hacer de la adversidad una oportunidad para crecer y conseguir una vida mejor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonLlámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente