Que una empresa logre contar con un sentimiento de pertenencia alto entre sus trabajadores es algo muy positivo, pues ello no solo impacta positivamente las relaciones, el trabajo en equipo y el clima laboral, sino que contribuye a mejorar la motivación, el compromiso con la empresa, el desempeño de cada uno de los trabajadores y la retención del talento.

Y es que el sentimiento de pertenencia es un valor para las empresas ya que son los trabajadores el activo más importante de una compañía: son sus mayores prescriptores y de los que depende, en gran medida el éxito de la misma. Porque si un trabajador está feliz su productividad aumenta considerablemente.

Pero, ¿qué podemos hacer para que esto suceda?

Cómo fomentar el sentimiento de pertenencia

Se trata de una práctica que requiere tiempo y es continuo: debemos trabajarlo en todo momento, no se basa en acciones puntuales porque, de lo contrario, es muy fácil perderlo.

Antes de empezar a fomentarlo deberemos hacernos varias preguntas que nos darán el pulso de en qué situación nos encontramos. En primer lugar, debemos contemplar varios aspectos como, por ejemplo, qué relación existe entre los trabajadores de la empresa, en qué nivel de motivación laboral se encuentran los empleados o si están satisfechos en su puesto de trabajo.

Una vez estudiado este punto, hay varias acciones clave que podemos poner en marcha en nuestra compañía.

  • Elaborar un plan de formación o capacitación personal. Esto dará a los empleados las herramientas que necesitan para su día a día, así como les ayudará a avanzar en su carrera profesional, sintiéndose más valorados en la empresa que invierte en ellos como parte fundamental de ella.
  • Crear vínculos. Es muy relevante interesarse por cada una de las personas que forman parte de la empresa, valorar sus actitudes, aportar un feedback sincero y constructivo a su trabajo y conocer igualmente algunos aspectos personales suyos para generar empatía.
  • Fomentar la cultura de equipo. Cada uno de los empleados deben ser consciente de que sus acciones no son aisladas, sino que forma parte de un equipo que hace que la empresa funcione. Además, es
  • Distribuir responsabilidades. La creación de espacios comunes y de participación crea un sentimiento de utilidad y necesidad dentro de la empresa que da lugar a una vinculación más fuerte.
  • Celebrar los logros. Hay que reconocer y celebrar lo que consiga cada uno del equipo, pero sin perder de vista que el éxito es de todo el grupo y de toda la compañía. De esta forma generaremos un “nosotros” tan importante a la hora de crear ese sentimiento de pertenencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonLlámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente