Existen distintos tipos de trabajo y, aunque en ocasiones no sea tan necesario contar con más personas para desempeñarlo, es muy fácil que tarde o temprano se precise de una colaboración necesaria con el resto de compañeros. Ya sea para desempeñar una tarea y alcanzar unos objetivos conjuntos como para establecer colaboraciones o sinergias que resultan muy beneficiosas tanto para la plantilla como para el conjunto de la compañía.

Sin embargo, organizar el trabajo en equipo y llevarlo a cabo con éxito no siempre es algo sencillo. Para ello, te detallamos a continuación una serie de claves que te ayudarán a mejorar los resultados del equipo y a que el clima laboral de la compañía sea más agradable.

Confianza. Es muy importante crear un ambiente donde exista una confianza para que los participantes del grupo se sientan cómodos expresando sus ideas. Igualmente, es necesario que en ese ambiente los integrantes del grupo conozcan los roles de cada uno para poder así apoyarse entre ellos y crecer.

Objetivos claros. El establecimiento de unos objetivos concretos y comunes para todo el equipo es fundamental para que el trabajo que se realice en estos grupos sea satisfactorio. Si cada uno de los miembros conoce estos objetivos y tiene claro qué hacer para alcanzarlos en un clima de entendimiento hará que el trabajo en equipo tenga éxito. En este punto, los líderes del equipo deberán ser quienes establezcan estos objetivos comunes de forma concreta y definan de qué manera cada persona o cada equipo deben contribuir a cumplirlos.

Pertenencia. El orgullo de pertenencia a las organizaciones hace que los trabajadores estén más motivados para cumplir los objetivos. En este punto es recomendable que las compañías definan qué identifica a la empresa y a sus equipos y fije unos valores comunes a seguir.

Todos formamos parte. El trabajo en equipo es de cada uno de los miembros que lo forman, así que las decisiones que se toman desde el equipo son de todos. Para ello es importante que se dé espacio a sus integrantes en ese clima de confianza para que puedan así aportar sus ideas, abrir la mente, motivar a los compañeros y poder así alcanzar los objetivos establecidos. Pero no solo los éxitos son de todos: los errores o las responsabilidades dentro de un equipo también deben ser compartidos, cualquier decisión que se tome, independientemente de su éxito o fracaso, debe ser asumida y consensuada entre todos los miembros.

Compromiso mutuo. Es necesario fomentar una actitud de tolerancia entre el grupo de trabajo, que cada uno acepte las virtudes y los defectos del resto de miembros del equipo y puedan ponerse en su lugar y entenderse mejor. Para contribuir a crear este clima también es recomendable fomentar unos canales de comunicación adecuados que permitan a los integrantes del equipo escucharse y retroalimentarse.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonLlámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente